Beneficios del té verde para adelgazar

Una forma eficiente y saludable para lograr alcanzar el peso adecuado y mantener una buena salud es la dieta del té verde, además de ser simple, es económica y no requiere grandes sacrificios de inanición.  Esta dieta ayuda a curar y regenerar el organismo. Perder peso no siempre es  una cuestión de estética sino en muchas ocasiones los motivos que llevan a implementar un plan de alimentación saludable tiene que ver con motivos de salud.

El exceso de peso ocasiona que el hígado se debilite o que inicie un proceso de degeneración precoz, de igual manera las arterias, el corazón y los riñones se ven afectado a causa de esta condición.  Existen plantas medicinales como el lipodrenemx, que poseen sustancias químicas en su composición, que inhiben el hambre, ya que envían estímulos desde el estómago hacia el cerebro que estimulan la sensación de saciedad.

El té verde posee numerosas propiedades curativas y es uno de los más recomendados en la actualidad a la hora de practicar dietas para repotenciar los efectos adelgazantes de las mismas, cabe destacar que esta infusión ha sido utilizada en china desde hace más de 3 mil años debido a los grandes beneficios que aporta para la salud.

Entre sus variadas propiedades destaca la cualidad de antioxidante, antienvejecimiento, antibiótico y anticancerígeno. Contribuye a ralentizar el avance de enfermedades degenerativas. Alivia dolores de cabeza, previene  enfermedades cardiacas, afecciones del hígado. Es además una infusión estimulante y reconstituyente de órganos como el páncreas, el hígado y el estómago. Sirve como depurador de la sangre y el intestino, eliminando toxinas, gases y sustancias dañinas, así como las grasas saturadas estancadas en el intestino y en el torrente sanguíneo.

Para que el té verde aporte sus beneficios al máximo se debe consumir alrededor de 20 minutos después de cada comida, sin agregar azúcar o cualquier edulcorante ya que estos agregados contrarrestan sus efectos. Una dieta a base de té verde consiste en beber tres tazas de té verde al día, una en ayuna, otra 20 minutos después del almuerzo, y la última después de la cena antes de irse a dormir.